Entrevista a Aritz Aretxaga, responsable del proceso de innovación en EUN

[Translate to English:]

Aritz Aretxaga lidera el proceso clave en la organización de EUN: Innovación. Una innovación que se plantea como la unidad de los procesos de soluciones y de producto, porque ambas facetas “no pueden ser dos islas independientes: las soluciones son parte del producto, y el producto es parte de la solución”.

Aritz, tras casi 18 años en la empresa, ha pasado por el Departamentos de Sistemas, el apoyo al desarrollo del software y la gestión de equipos de trabajo y de desarrollo. Un bagaje que, cuando entró en Innovación (hace dos años), le hacía plenamente consciente de cómo han evolucionado los procesos organizativos de EUN y las necesidades de su mercado. Y, en esa evolución, destaca “la parte humana y personal, los equipos, que siempre han estado muy presentes en EUN, han hecho que hayamos llegado al lugar donde hoy nos encontramos”.

 

 

¿Por qué EUN aúna en el proceso de Innovación los procesos de Producto y Soluciones?

Porque, sin duda, ambos están unidos. Una cosa es lo que el cliente cree que necesita; y otra es lo que necesita realmente. Porque el cliente, a veces, no es consciente de que tiene un problema hasta que se lo resuelves. Estamos plenamente orientados a solucionar las necesidades de los clientes, no nos basta con crear un producto y pensar que, con eso, lo resolvemos todo. 

 

Y, ¿en qué consiste liderar ese proceso de Innovación?

En resumen, podríamos decir que se trata de que los equipos que están trabajando en desarrollos se enfoquen a esas necesidades del cliente, de la manera más eficiente y ágil posible. Liderar ese proceso es que los desarrollos lleguen al mercado y que generen resultados, redireccionarlos cuando es oportuno, y desbloquear los posibles momentos de bloqueo; siempre mirando a esas soluciones que necesita y requiere el cliente, independientemente del mercado o país al que pertenezca. 

 

EUN ha acuñado un concepto: Smart Spaces Solutions. Y, en su reciente cambio de imagen corporativa, toma por lema “Creating Smart Spaces”. ¿Qué suponen, para Aritz Aretxaga, estas ideas?

Es un resumen del conocimiento que, como organización, atesoramos. Nosotros siempre hemos sido capaces de gestionar bien el espacio, y gestionar las funciones de guarda y custodia dentro de este espacio, pero, como valor añadido, aportamos que esa gestión del espacio mejore también el uso y el proceso que se desarrolla en él.

Desde EUN buscamos mejorar la eficiencia de los procesos que se desarrollan en esos espacios. Es decir, no se trata solo de ahorrar metros cúbicos o metros cuadrados, sino ahorrar tiempo en el día a día en esos procesos, optimizarlos al máximo.

 

 

Con 18 años de experiencia en la organización, ha vivido en primera persona el desarrollo de EUN. ¿Qué destacaría del camino que os ha llevado hasta aquí? 

Que ha sido continuo y en la misma dirección desde el primer momento. Y que lo marcó el fundador de EUN, Jose Eguren, con una idea muy clara: aportar valor añadido a los espacios de guarda. Clasificar, ordenar, organizar… esas han sido siempre las claves. En los años 70 y 80 se hacía de un modo; posteriormente, mezclando las nuevas tecnologías, electrónica, software… para añadir valor a esa gestión y optimización del espacio útil. 

 

Aunque la tecnología haya cambiado radicalmente, el concepto sigue siendo el mismo para EUN…

También han cambiado las expectativas y las necesidades, ahora se habla de gestión 4.0 que ninguna misión empresarial en los años 70 podía recoger… En general, el mundo es nuevo; pero nuestra línea, nuestro camino, sigue siendo añadir valor a los productos y soluciones incorporando tecnología y alineándonos con las necesidades del mercado. Es decir: con otras tecnologías, pero es el camino que marcó Jose. 

 

Reitera la idea de “alinearse con las necesidades del mercado”… 

Es que es una de las claves, no se trata de inventarnos o descubrir necesidades en abstracto. Y debemos tenerlo muy presente cuando saltamos al mercado internacional: porque un mercado requiere una cosa, otro requiere otra y un tercero, hablando de la misma solución, necesita otra respuesta distinta. Ahí es donde nuestro conocimiento es una base que podemos ajustar, para que sea útil y adaptable a cada nicho o mercado que trabajemos. 

 

¿Cómo se consigue adaptar todo ese conocimiento, adquirido a lo largo de años, a un caso en concreto?

Pondré un ejemplo sin, de momento, dar el nombre del proyecto ni del cliente. Se trataba de un distribuidor que no tenía claro qué necesitaba su cliente, pero sí lo que buscaba. Nos lo planteamos desde esa visión que comentaba antes, el de dar valor añadido a la gestión de guarda, y trabajamos conjuntamente con un colaborador externo, un arquitecto, para diseñar entre ambos un producto totalmente nuevo y disruptivo.

Lo que hicimos fue un aprovechamiento inteligente de tecnologías, funciones de otros productos separados… para acoplarlos y crear un producto multifunción. Y eso es posible gracias al conocimiento experto de ese cliente y por el conocimiento experto que sale también desde EUN.

Al final, ese producto es único en el mercado, porque respondía también a unas necesidades que, en ese momento, eran únicas. Ahora, sin duda, toca trabajar desde esos pilares que tenemos como propios, para perfeccionarlo; porque creemos que responde a necesidades que están ahí y que otros clientes, otros mercados y otros nichos pueden tener.

 

Ese trato demuestra la imprescindible confianza del cliente hacia EUN y ese enfoque, imprescindible, de EUN hacia las necesidades de sus clientes. Pero… ¿qué otros elementos considera claves en su día a día con los clientes?

En general, hoy día, la clave es la seguridad en todos los sentidos. No es solo la seguridad de objetos en guarda y usuarios, sino también la protección de datos complementarios, los datos de uso, la confidencialidad… Es lo que más esfuerzos requiere en este momento; nuestros clientes están cada vez más preocupados, y en ocasiones supone gran parte del proyecto.

A veces, el cliente opta por no trabajar con software integrado dentro de sus organizaciones porque el tiempo de implantación es muy largo por los procesos de validación y certificación de sus organizaciones. Eun EUN les ofrecemos alternativas como soluciones que trabajan fuera de sistema y se comunican vía “middleware” o mediante el volcado manual de datos que permite funcionar inmediatamente.

En cualquier caso, insisto en que la clave es gestionar bien lo que se guarda, tenerlo perfectamente localizado, poder recuperarlo rápidamente y poder tomar decisiones que hagan eficiente el proceso del cliente. Me viene a la cabeza el caso de la sede de una gran multinacional líder en nutrición en Dubai, donde se guardan muestras de cada uno de los chocolates que se fabrican. Gestionar el material, tener localizada cada muestra y conocer al momento su caducidad… es un buen ejemplo, en mi opinión, de lo que busca una empresa privada de cualquier tipo.

 

Es la búsqueda de la eficiencia máxima de los espacios y de los tiempos…

Efectivamente, en los espacios, con los sistemas y el mobiliario más adaptados a la arquitectura de cada lugar; y en los tiempos, con el software de gestión.

 

Entre las organizaciones e instituciones, cuando pensamos en espacios de guarda pensamos en museos o archivos. ¿Son los mayores retos para EUN?
 

En la gestión de contenidos y objetos, el mayor reto es localizar de manera rápida lo que se tiene archivado o almacenado. Y eso es lo que más aportamos: la inmediatez y la agilidad a la hora de disponer de las fuentes de información o los originales.

En ocasiones, el propio cliente no es consciente de que tiene una necesidad. Parece que, en el sector público, no es tan necesaria la rapidez. Pero un canal de televisión, por ejemplo, como ETB (la televisión pública vasca), puede tardar una hora en encontrar unas prendas de su almacén de vestuario… o localizarlas en apenas unos minutos. O buscando un expediente de una persona, de cualquier tema, es fundamental saber que lo encontraremos y que lo encontraremos con facilidad.

Es más: ahora trabajamos en la implantación de los modelos predictivos en esa gestión, que nos pueden facilitar incluso, el hecho de que nos adelantemos a los picos de demandas de información que podamos tener.

 

¿Qué son esos modelos predictivos?

Son parte de esa transformación digital, que ya es una realidad en nuestra organización, y suponen la optimización máxima del tiempo empleado para el desarrollo de proyectos. Empleamos modelos, ciertos casos de uso, que analizamos con tecnologías “BigData”, “Machine Learning” para detectar informaciones relevantes para nuestros clientes. Con el análisis de todos estos datos, tenemos una representación objetiva de todas las posibilidades existentes; y podemos mostrarle al cliente cuál es el futuro que le viene y cuáles pueden ser las respuestas que va a necesitar. Esto ayuda enormemente en la toma de decisiones y permite a nuestros clientes adelantarse a las decisiones con mayores garantías.

El uso de estos modelos permite, por ejemplo, calcular mejor los stocks necesarios; no emplear espacio de guarda en exceso; utilizar los espacios para otras cuestiones, por ejemplo en tiendas o comercios, o incluso en fábricas. ¿Para qué tener espacio ocupado por stock si podemos tener más líneas de producción, o espacios para investigación, o lugares que nos aporten valor añadido?

 

Es tener datos fiables antes de que ocurran las cosas…

Sí; y supone poder decidir antes, y no hacerlo con el olfato, sino con datos objetivos. Y esto, al final, mejora la eficiencia de los procesos. Y es que tiene mucho impacto el tiempo que nos lleve tomar una decisión crítica. Estos modelos predictivos, en un mundo cambiante como el que vivimos, nos dan certezas y seguridad. Y en ello trabajamos en EUN: en dar certezas, soluciones y valor añadido en cada proyecto y para cada cliente. 

Contacta con nosotros

Nos complace responder a cualquier pregunta relacionada con nuestros productos y servicios.